SÉ BIENVENIDO



Carpe Diem! Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco más feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario... No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo... Somos seres humanos, llenos de pasión.

La vida es desierto y también es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia... Pero no dejes nunca de soñar, porque sólo a través de sus sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor error, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes... No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante... Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en ti está el futuro y en enfrentar tu tarea con orgullo, impulso y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte... No permitas que la vida te pase por encima sin que la vivas...

Walt Whitman

Seguidores

miércoles, 28 de octubre de 2009

El mejor amigo

A pesar de que pueda creerse que la frase "el perro es el mejor amigo del hombre" es una creencia popular, no es así, fue pronunciada por primera vez por el abogado George Graham Vest, en Estados Unidos. La historia de esta frase es la siguiente: Charles Burden, poseedor de un galgo llamado Old Drum, descubrió que su perro había sido asesinado. Averiguó que lo había matado su vecino a sangre fría, no en defensa propia y decidió denunciar el hecho. Su abogado, George Graham Vest, pronunció el siguiente discurso en el juicio:


Caballeros del jurado: El mejor amigo que un hombre pueda tener, podrá volverse en su contra y convertirse en su enemigo. Su propio hijo o hija, a quienes crió con amor y atenciones infinitas, pueden demostrarle ingratitud. Aquellos que están mas cerca de nuestro corazón, aquellos a quienes confiamos nuestra felicidad y buen nombre, pueden convertirse en traidores. El dinero que un hombre pueda tener también podrá perderlo, se volará en el momento que más lo necesite. La reputación de un hombre quedará sacrificada por un momento de locura o debilidad. Las personas están dispuestas a caer de rodillas para honrar nuestros éxitos, serán los que arrojen la primera piedra, cuando el fracaso coloque nubes sobre nuestro porvenir. El único, absoluto y mejor amigo que tiene el hombre en este mundo egoísta, el único que no lo va a traicionar o negar, es su PERRO. Caballeros del jurado, el perro de un hombre está a su lado en la prosperidad y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad. Dormirá en el frío piso donde sopla el viento y cae la nieve, sólo para estar junto a su amo. Besará la mano que no tenga comida para ofrecerle, lamerá las heridas y amarguras que produce el enfrentamiento con el áspero mundo. Si la desgracia deja a su amo sin hogar y amigos, el confiado perro solo pide el privilegio de acompañar a su amo para defenderlo contra todos sus enemigos. Y cuando llega el último acto, y la muerte hace su aparición y el cuerpo es enterrado en la fría tierra, no importa que todos los amigos hayan partido. Allí junto a la tumba, se quedará el noble animal, su cabeza entre sus patas, los ojos tristes pero abiertos y alertas, noble y sincero, más allá de la muerte.

La sala se llenó en un profundo silencio y algunos incluso se echaron a llorar, emocionados. El vecino y asesino del perro, Leónidas Hornsby, fue multado con 550 dólares.



6 comentarios:

Rembrandt dijo...

Hola Máximo

Que hermosa y conmovedora historia , no conocía el origen de la expresión , pero sin dudas es cierta, quién tenga o haya tenido un perro sabe que es así.

Hacía algunos días que no te visitaba asi que estuve leyendo lo anterior y me gustaron mucho tus post y especialmente esa frase que dice:
"...No somos responsables de la cara que tenemos, somos responsables de la cara que ponemos. Y, no cabe duda que recibimos lo que damos...."

No tengo dudas que es asi, totalmente!!!

Besos desde el Sur
REM

Jota Willem dijo...

Como medio gato que me considero, solicito mi puesto ganado a mejor amigo del hombre. Es posible que ''vaya a mi bola'' pero nunca le haria daño a un humano, le daria compañia y cariño a mi manera sin agobios. He recibido un trato injusto a traves de la historia, pasando de ser divino en el antiguo egipto a ser diabólico en el medievo... en fin asi es la vida y aprovecho para mandarte muchos saludos máximo.
Auu!

SIL dijo...

Excelente, gladiador.
Texto, mensaje e imágenes.
No sabía de los orígenes de la frase...
Irrefutable, por cierto.
Perfecta combinación.
Un abrazo gigante, Manuel.

Elio Milay dijo...

En Nicaragua, hace no mucho, un artista apellidado Habacuc, según él para llamar la atención sobre el estado de abandono de los perros de la calle, atrapó uno que estaba muriendo de inanición, escuálido y lleno de costras, y lo convirtió en la atracción de su exposición de arte, atado en una esquina, bajo un título formado por rosquillitas de comida para perros.

La gente pasaba, lo miraba, nadie hacía nada. El perro tenía un aspecto lamentable y tristísimo. A quien intentaba alimentarlo, el artista se lo impedía. Al final el perro acabó muriendo y en la esquina quedó sólo la cuerda que lo ataba. Las asociaciones protectoras de animales empezaron a quejarse cada vez en voz más alta cuando supieron lo que había pasado. Habacuc dijo que le parecía hipócrita que la gente protestase por un perro que de todas formas estaba moribundo y nadie habría podido salvarle ya, y sin embargo no protestasen por el terrible estado de todos sus demás congéneres en la calles, abandonados en muchos casos por esas personas que hipócritamente se quejaban.

Ahora Habacuc es persona non-grata en muchos países a donde lleva sus obras. Pero consiguió que al perro, Natividad, se lo conozca después de muerto, más que a cualquier otro perro callejero de América Latina.

Hasta con los perros hay clases. Unos viven casi mejor que sus amos (como la mía). Otros vienen al mundo para sufrir, y nadie paga ni 5 dólares en castigo por maltratarles o matarles.

En realidad, no sólo con los animales domésticos. Con todos los animales hay clases. A unos se ve como horrible que se les maltrate. A otros no. Sé por experiencia que una vaca tiene inteligencia y sensibilidad, porque yo las cuidaba cuando era niño y eran todas diferentes, cada una con su propia personalidad, y variaban entre ellas más que los personajes de los Simpsons. Sin embargo todas estaban condenadas a pasarse la vida siendo explotadas por su leche y a acabar sus días colgadas de un gancho, desangrándose en un matadero, para que un montón de hienas humanas se las comieran.

Pero a quien defienda a las vacas lo mirarán mucho más extraño que a quien defiende a los perros. Incluso estas personas que han dejado comentarios aquí. Incluso quien se horroriza cuando ve cómo los chinos se comen a los perros como el mejor manjar.

En general, entre los humanos, yo no hago clases. Prácticamente todos me dan el mismo asco por igual. Pero el día que desaparezca nuestra raza de la Tierra, habrá una diferencia con respecto al día que desaparezcan los perros: Ellos, no perderán a su mejor amigo. Sino a un amo irresponsable e incluso a un sádico maltratador que les consideraba inferiores.


(Maravillosa ilustración la de Superman junto a su perro ante la tumba de su padre. Felicidades por el post. No conocía ese texto y me ha dejado muy pensativo. Incluso triste, pensando en lo injusta que es la justicia humana. Aunque en ese caso mejoró bastante su nivel de evolución, claro.)

antonio lopez conesa dijo...

Gracias Máximo por esta historia, que de perspectiva. Es increible poder contar con personas que dan a cambio de nada, es un tópico y por ello cierto. Realmente es una historia de confianza, lealtad y amor. Cuando unes esas tres cosas y solo la felicidad y por tanto tu éxito te acompañan.

M.D.Meridio dijo...

REMBANDT Gracias por seguir por aquí. Yo de momento no tengo perro, por falta de espacio pero en cuanto pueda tendré uno. Me encanta lo nobles, fieles y cariñosos que llegan a ser. Deberíamos aprender muchos humanos.

Un beso.

JOTA WILLEM totalmente de acuerdo contigo. Para mucha gente sois el mejor amigo del hombre, aunque los gatos siempre habéis estado peor considerados que los perros, por vuestro pasotismo, porque dejáis más pelos, por vuestras miraditas desafiantes, porque hay gente que os tiene alergia, arañáis, etc.,. Pero sois únicos con vuestro ronroneo y vuestros roces cuando buscáis algo. Yo tuve un gato hace muchos años y lo quería mucho, pero se independizó y nunca más se supo de él.

Miauuu!!

SIL La verdad es que la historia es bastante conmovedora y dura si realmente fue así.

Besos.

ELIO Gracias por el relato que me dejas. Enlaza perfectamente con la historia del post y también hace pensar un buen rato. La ilustración casi la podía haber encontrado en tu blog. Seguro que allí no desentona nada.

ANTONIO Confianza, lealtad y amor, sólo tres palabras y cuanto significado, ojalá mucha gente las uniera y las utilizara en su máxima expresión. Seriamos más felices.