SÉ BIENVENIDO



Carpe Diem! Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco más feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario... No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo... Somos seres humanos, llenos de pasión.

La vida es desierto y también es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia... Pero no dejes nunca de soñar, porque sólo a través de sus sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor error, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes... No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante... Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en ti está el futuro y en enfrentar tu tarea con orgullo, impulso y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte... No permitas que la vida te pase por encima sin que la vivas...

Walt Whitman

Seguidores

lunes, 8 de junio de 2009

Hacia rutas salvajes


“Deberías cambiar radicalmente de estilo de vida y empezar a hacer cosas que antes ni siquiera imaginabas o que nunca te habías atrevido a hacer. Se audaz. Son demasiadas las personas que se sienten infelices y que no toman la iniciativa de cambiar su situación porque se las ha condicionado para que acepten una vida basada en la estabilidad, las convenciones y el conformismo. Tal vez parezca que todo eso nos proporciona serenidad, pero en realidad no hay nada más perjudicial para el espíritu aventurero del hombre que la idea de un futuro estable. El núcleo esencial del alma humana es la pasión por la aventura. La dicha de vivir proviene de nuestros encuentros con experiencias nuevas y de ahí que no haya mejor dicha que vivir con unos horizontes que cambian sin cesar, con un sol que es nuevo y distinto cada día”.

"Hacia rutas salvajes", publicado por Zeta Bolsillo, 2008. Sean Penn dirigió la película basada en el libro.


Narra la historia de Christopher McCandless, un joven norteamericano que en 1990, tras terminar sus estudios universitarios, decidió alejarse de la sociedad y convertirse en errante. Tras atravesar California, Oregón y Dakota del sur, entre otros lugares, en un viaje que duró algo más de dos años, sintió el impulso de vivir solo en contacto con la naturaleza, por lo que se fue a Alaska. Allí, encontró un viejo autobús abandonado, que le sirvió de refugio. Con un rifle de caza y libros sobre plantas silvestres comestibles, vivió durante semanas. Había refugios y rutas hacia vías transitadas a pocos kilómetros.



5 comentarios:

ZAYADITH HERNÁNDEZ dijo...

si yo pudiera...como dice silvio... soltar todo y largarse, que maravilla!!!
besitos.

Lili.- dijo...

Podemos ir donde nos lo propongamos. Solo hay que decidirlo.
Muy buen post Máximo Décimo. Para pensarlo.
Un beso bahiense.-

Graciela Bello dijo...

Muy interesante el tema de la película. En verdad pensamos que "no podemos" hacer esto o lo otro, ir hacia algún lugar , cambiar el trabajo, las obligaciones y todo eso lo estamos eligiendo cada día. Nuestra vida es fruto de nuestra elección y nos cuesta asimilarlo.
A mí me gusta cada tanto modificar un poco mi escenario, probar nuevos desafíos, tirar esfuerzos por la borda...es como recomenzar o cambiar la piel. Entretanto, te cuento que cerré mi blog, no sea cosa que se me convirtiera en algo muy seguro y rutinario...
No perderemos el contacto ya que pasaré a visitarte por aquí.
Queda mi website de pinturas, no sé si ya lo conoces
www.gracielabello.com.ar espero que algún día lo visites.
Saludos!!!

Carpe Diem dijo...

Zayi, Lili y Graciela…
Muchos días nos levantamos y pensamos, ¿Por qué no hacer algo así? ¿Por qué no buscar nuevas experiencias, una nueva vida y empezar de nuevo, en otro sitio? Nos aferramos demasiado a lo que creemos tenemos seguro y luego la vida nos demuestra que no es así.

Pero, podemos...claro que podemos!

Besos.

Carpe Diem dijo...

Graciela, ya me he enterado del cierre de tu blog. Seguro que has hecho lo mejor para ti y lo que más te convenía. Conozco tu web así que seguiré visitándola para ver las novedades de tu excelente arte, mientras, pasa por aquí siempre que quieras, será un placer para mí poder leer tus comentarios y seguir en contacto. Un beso.

Manuel.