SÉ BIENVENIDO



Carpe Diem! Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco más feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario... No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo... Somos seres humanos, llenos de pasión.

La vida es desierto y también es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia... Pero no dejes nunca de soñar, porque sólo a través de sus sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor error, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes... No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante... Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en ti está el futuro y en enfrentar tu tarea con orgullo, impulso y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte... No permitas que la vida te pase por encima sin que la vivas...

Walt Whitman

Seguidores

jueves, 16 de septiembre de 2010

Scapa Flow. Paco Nadal.

Es un honor para mí contar con la “amistad” de uno de los mejores periodistas viajeros de España. Paco Nadal es escritor, periodista, fotógrafo, director, guionista de documentales, colaborador habitual del suplemento El Viajero, de El País, y del programa Hoy por Hoy, de la Cadena Ser. Además colabora asiduamente con varias revistas de viaje como Altair, Lonely Planet o National Geographic. Os dejo con uno de sus últimos artículos publicados en su blog. Recientemente ha sido galardonado con el Premio Eurostars Hotels de narrativa de viajes. GRACIAS Y FELICIDADES.
(M.D. Meridio).


He dejado las islas Shetland pero no el norte de Escocia. Solo me he movido de archipiélago. Ahora estoy en las Orkney, otro conjunto de islas más cercanas a tierra firme, ya que solo las separan 16 kilómetros del norte de Escocia.

Lo primero que he hecho al aterrizar en el pequeño aeropuerto de Kirkwall, la capital, ha sido ir en peregrinación casi mística a uno de los lugares que más me han hecho soñar en mi vida: Scapa Flow.

Scapa es una gigantesca bahía al sur de las Orkney formada por la curiosa disposición de siete de las islas, que protegen como si fueran brazos de madre amorosa una extensión de aguas poco profundas y tranquilas. Un fondeadero perfecto que fue utilizado por la Royal Navy, la marina británica, como base naval durante las dos guerras mundiales.

Scapa Flow es uno de los mayores cementerios de barcos hundidos del mundo. Algunos de ellos fueron mandados a pique a posta por los británicos en los estrechos que separan las islas para evitar que por allí se colaran barcos o submarinos enemigos.

Pero los pecios más famosos de Scapa Flow son los de los barcos de guerra de la flota alemana hundidos por sus propios tripulantes al final de la I Guerra Mundial. En 1919, el grueso de la flota del Mar del Norte del Kaiser (74 barcos entre acorazados, cruceros y destructores) permanecía retenido en Scapa Flow a la espera de que se firmara el armisticio, el Tratado de Versalles. Pero el 21 de junio, aprovechando una relajación de la vigilancia de sus captores, el comandante alemán ordenó a sus hombres hacer estallar cargas explosivas y hundir la flota entera para evitar que las naves pasaran a manos británicas tras la firma de la paz.

52 de los 74 enormes barcos se fueron al fondo en un suspiro. 52 fantasmas de acero cayeron uno tras otro, como una lluvia de pesadilla, en el fondo oscuro, frío y arenoso de la bahía de Scapa, a unos 35 metros de profundidad.

Los más pequeños fueron recuperados como chatarra. Pero los grandes acorazados alemanes siguen allí abajo, 90 años después, para deleite de los buceadores.

Esta vez no voy a poder bucear aquí (he venido a Orkney con otro cometido) y me he conformado con soñar sentado en esta playa de Scapa en un amanecer de luz viscosa. Pero como MacArthur, me he prometido que volveré.

http://lacomunidad.elpais.com/paco-nadal/posts

4 comentarios:

ana dijo...

seguro que merece la pena volver, vuelve y nos lo cuentas.

besitos.

zayi dijo...

trascendental...así es él.
Un besito.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

ese mástil torcido, asomando entre espumas, lo dice todo o casi...

Hotel Existencia dijo...

Yo también sueño con Scapa-r. Me ha venido bien el nombre, porque es exactamente en lo único que pienso.
Iba a hacer una pequeña corrección histórica, pero no quiero dejarme llevar por la deformación profesional, así que lo dejaremos tal y como está.
Espero que todo vaya muy bien, bueno para no mentir, sé que es así y me alegro mucho por ello.
Besos