SÉ BIENVENIDO



Carpe Diem! Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco más feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario... No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo... Somos seres humanos, llenos de pasión.

La vida es desierto y también es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia... Pero no dejes nunca de soñar, porque sólo a través de sus sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor error, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes... No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante... Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en ti está el futuro y en enfrentar tu tarea con orgullo, impulso y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte... No permitas que la vida te pase por encima sin que la vivas...

Walt Whitman

Seguidores

martes, 28 de septiembre de 2010

Iluminación LED



Nos encontramos en una encrucijada, cada vez más informes científicos nos alertan de que de seguir contaminando como lo hemos hecho hasta ahora nuestro planeta tiene una fecha de caducidad cercana. Por este motivo dos científicos Schubert y Jong Kyu Kim, de Rensselaer Polytechnic Institute, se propusieron investigar como influiría en esta tendencia el cambiar todas las luces del planeta por iluminación LED. Los resultados han sido más que sorprendentes, porque sólo en el plano económico los habitantes de este planeta nos ahorraríamos 1,83 billones de dólares en un periodo de 10 años. Pero hay mucho más, con el este simple cambio de tipo de bombillas las emisiones de CO2 se verían reducidas en 10,68 gigatoneladas, el consumo de crudo se reduciría en 962 millones de barriles y finalmente las plantas de generación de luz eléctrica del mundo se verían reducidas a sólo 280. El período citado por los científicos para estas transformaciones también sería una decena de años. Todos estos datos fueron recogidos en el informe “Transcending the replacement paradigm of solid-state lighting” hecho por Schubert y Jong Kyu Kim y que ha sido publicado recientemente en la revista Optics Express. Y es que esta paulatina suplantación de las bombillas tradicionales hacia iluminación LED (Light-emitting diodes) no debería sorprender a nadie, ya que estos diodos de luz necesitan 20 veces menos energía que las bombillas tradicionales y 5 veces menos que las luces fluorescentes. Si multiplicamos estos datos por toda la iluminación pública mundial y la que tenemos instalada en casas y empresas los datos ofrecidos en este informe empiezan a cuadrar. Tanto es así, que el gobierno de los EE UU ya ha tomado cartas en el asunto y está realizando una gran campaña estatal para el cambio de su luz tradicional por la iluminación LED.
Los LEDs (Light Emiting Diodes o “diodos emisores de luz”) son un producto favorable al entorno, debido a su reducido consumo energético. La tecnología LED, es una técnica de iluminación que ofrece múltiples ventajas frente a las convencionales y que representa un gran progreso en cuanto a eficiencia energética, rentabilidad y sostenibilidad. Gracias a su moderna tecnología, dicho consumo queda reducido en un 80-90%. Además, no contienen mercurio, y la mayoría de sus componentes son reciclables. Su larga vida útil contribuye, por último, a preservar los recursos naturales. Por todo ello, puede considerarse un producto eminentemente ecológico.
¿Qué es un LED y como funciona?
Los LEDs son básicamente pequeños diodos que producen luz cuando una corriente eléctrica pasa a través del material semiconductor del que se componen. Es un elemento sólido de gran duración y resistencia que, a diferencia de una bombilla eléctrica convencional, no tiene una resistencia ni cristales que puedan romperse o quemarse.
Estas ventajas junto al pequeño tamaño de los LEDs, han hecho que su uso en el ámbito de la decoración y el interiorismo haya incrementado de forma exponencial, bien sea para dotar de más funcionalidad a ciertos productos, para mejorar la estética de los mismos o crear espacios donde la iluminación se presente como una verdadera obra de arte y la mente creativa de los diseñadores no se vea condicionada a limitaciones técnicas.
A diferencia de las fuentes convencionales de luz, los LEDs no fallan ni se funden. En su lugar, el rendimiento de los LEDs se degrada poco a poco a lo largo de su vida y como media llegan a perder paulatinamente el 30% de su intensidad después de 60.000 horas de funcionamiento. En caso de estar 12 horas al día encendidos, este periodo se traduciría en un periodo de 11 años.
Una bombilla incandescente tiene 1.000 horas de vida y una fluorescente cuenta aproximadamente con 9.000. Las 60.000 horas del LED reduce los gastos periódicos de mantenimiento y sustitución de lámparas. Igualmente su estado sólido les permite ser expuestos a temperaturas extremas y entornos vibratorios.
Además de las características relacionadas estrechamente con el ahorro energético y la protección del medio ambiente, no hay que olvidar la amplia gama de posibilidades decorativas que nos brinda este tipo de iluminación. Los LEDs crean de forma casi mágica distintos ambientes y efectos de luz para cada momento, y ofrecen innovadoras posibilidades con una instalación rápida y sencilla.

6 comentarios:

ana dijo...

que maravilla ¿no? lo que ocurre que aquí vamos siempre rezagados en esto del progreso, a ver si se ponen las pilas.

besitos.

SIL dijo...

No tenía idea de ésto.
Ojalá se haga una realidad mundial, no el beneficio de unos pocos.
Ojalá no lo manotee alguna monopolizadora y haga su buen negocio.
Ojalá...
Ojalá...

Besos, Gladiador !!

SIL

Rembrandt dijo...

Muy interesante tu post Manuel,
es muy bueno que se esté tomando conciencia real y se trabaje en aras de un mundo mejor, más limpio y más sano.
Entre otras cosas, las nuevas computadoras ya vienen con monitores LED, al igual que los televisores.

Besos y que estés muy bien.
REM

Queralt. dijo...

Pero, ¡qué maravilla!
Si es que, hay más cosas inventadas para beneficio del planeta de las que se hacen públicas... y hay tantos intereses creados...
Menos mal que hay personas rebuscando, encontrando y divulgando, como tú.
Espero que sepamos ser responsables y normalicemos éstos avances lo antes posible.
Por cierto, pincho en tu insignia de Facebook para agregarte a mis amigos y no sale así que, no puedo llevarte conmigo.
Un abrazo.

zayi dijo...

Sería bueno, Manolo, que los políticos se dejaran de tanto debate idiota y se pusiesen a trabajar en esto. Creo que la gente piensa que es mentira que nos estamos cargando al planeta y que por eso, a nadie le importa hacer algo para cambiar esas cosas que sabemos, dañan a la tierra.

Ojala alguien se pasee por aquí ( de los que tienen el poder ) y tome en serio esta propuesta.

Muy buen post!

Un besito.

Jorge Ramiro dijo...

Es importante trabajar por el bien de todos y por eso todos deberiamos ayudar al beneficio del planea de distintas formas. En mi caso trato de ver bien como funciona la tecnologia de led ya que me resulta sumamente interesante los distintos usos que se les puede dar