SÉ BIENVENIDO



Carpe Diem! Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco más feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario... No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo... Somos seres humanos, llenos de pasión.

La vida es desierto y también es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia... Pero no dejes nunca de soñar, porque sólo a través de sus sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor error, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes... No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante... Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en ti está el futuro y en enfrentar tu tarea con orgullo, impulso y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte... No permitas que la vida te pase por encima sin que la vivas...

Walt Whitman

Seguidores

martes, 14 de julio de 2009

Vergüenza Ajena

El President da palmas, La Alcaldesa no cabe en sí de gozo. ¿Estarán anunciando a ritmo de bulerías el triunfo de su partido en las elecciones europeas?


¿De dónde sale ésta pareja en la que ella parece cantar y bailar al son de las palmas de él? ¿De una juerga flamenca, de una boda, de una cena de amigos?¿Sale quizá de una administración de lotería en la que adquirieron un billete premiado con el Gordo? Todas las posibilidades anteriores serían verosímiles si en la alegría de la mujer no se advirtiera también un componente agresivo, si en su bocaza no se adivinara un insulto, tal vez una amenaza. En este sentido, esta imagen nos trae a la memoria aquel icono de la dictadura en el que Franco y Millán Astray, en estado de embriaguez aparente, muestran su dentadura podrida al público mientras acometen los primeros compases de El novio de la muerte. Quizá la pareja de la foto entona ese curioso himno a ritmo de bulerías. Da tanto miedo imaginar que la señora pueda estar cantando esa canción que hasta a su compañero de juerga se le ha congelado un poco la sonrisa, como si comprendiera oscuramente que algo se les está escapando de las manos.


Pues bien, no salen de una boda, ni de una administración de lotería, ni de una juerga flamenca, ni de una cena en la que el vino haya corrido como el agua. Vienen de averiguar los resultados de unas elecciones (las europeas) que su partido acaba de ganar. Es lógico que estén contentos, desde luego, pero piensa uno que las manifestaciones de alegría que provocan los votos deberían ser distintas de las que provocan los millones de la lotería. A menos, claro, que los beneficios de ganar unas elecciones sean parecidos a los de ganar el bote de la Primitiva.


Juan José Millas, EPS 12.07.09

4 comentarios:

Elio Milay dijo...

"Piensa uno que las manifestaciones de alegría que provocan los votos deberían ser distintas de las que provocan los millones de la lotería. A menos, claro, que los beneficios de ganar unas elecciones sean parecidos a los de ganar el bote de la Primitiva."

Beneficios...

Increíble Millás dedicando "piropos" a quienes hacen "méritos". Este hombre es cualquier cosa menos diplomático. Un Acuario amante de la verdad, de la libertad y de la vida. Me encanta leerlo aquí.

CLARA dijo...

Genial Post.
Tragedia globalizada...
Desde el último confin del mundo... idéntica indignación.
Besito.

Graciela dijo...

Esta foto, con distintos rostros, la vemos a diario en casi todo el mundo.
En mi país, en este momento se hace más indignante aún, cuando hay de por medio un grave problema sanitario.Es más chocante ver a los políticos festejar en medio de la pobreza o de la pandemia.
Viven en una burbuja y han perdido la noción de la realidad, y por supuesto, la vergüenza.

Carpe Diem dijo...

ELIO, Millás siempre pone el dedo en la llaga. Es tan diplomático como uno “que yo me sé”. Cada domingo cuando recojo el periódico me voy derechito a leer su artículo. Muy pocas veces defrauda. Quizá debería incluir un apartado en mi blog dedicado a sus columnas. De cualquier forma podrás leer más de Millás por aquí. Seguro.


CLARA, vergüenza, indignación… Y lo que nos queda por ver. Desgraciadamente.

GRACIELA, es cierto que la foto se repite a diario y en cualquier lugar del mundo. A esta gente le da igual el problema, ya sea sanitario, de corrupción, de desempleo… Ellos seguirán festejando sus miserias, en su burbuja, ajenos a todo y a todos. Lo indignante es que los demás tengamos que sentir la vergüenza que ellos no tienen.