SÉ BIENVENIDO



Carpe Diem! Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco más feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario... No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo... Somos seres humanos, llenos de pasión.

La vida es desierto y también es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia... Pero no dejes nunca de soñar, porque sólo a través de sus sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor error, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes... No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante... Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en ti está el futuro y en enfrentar tu tarea con orgullo, impulso y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte... No permitas que la vida te pase por encima sin que la vivas...

Walt Whitman

Seguidores

viernes, 19 de junio de 2009

Vino y Música


Muchas veces se leen comentarios o críticas de vinos que se parecen mucho a las críticas musicales de los periódicos. Se suele asociar que quien escucha buena música es un bebedor de vino, o que quienes gustan de un buen vino son personas que también saben apreciar la buena música.

No es extraño oír que una persona, a medida que madura, aprende a beber mejor. Lo mismo con la música. Es tan extraño ver a un adolescente bebiendo un buen vino y apreciándolo que ver a un adolescente escuchando música clásica o jazz. Pero no es extraño verlo beber cerveza o escuchando hip-hop. Estas no son razones irrefutables, ni establecen una teoría de ningún tipo; pero en cierta forma algo de verdadero hay en estos estereotipos.

Lo que quieren decir es que el conocimiento de los vinos está muy ligado a la apreciación de la buena música. Ambos han acompañado a la humanidad y están relacionados con el enriquecimiento de nuestro espíritu.

Adrian North, director del Departamento de Psicología Aplicada de la Universidad de Edimburgo (Escocia), y Diego Pinilla, enólogo, han realizado en Madrid la primera cata musical en España.

Los resultados del estudio realizado por North ponen de relieve los efectos de la música en la percepción degustativa del vino. Esta percepción se asocia a la "teoría de detonantes cognitivos", que sostiene que la música prepara al cerebro para que responda de una forma ante el sabor de un vino.

El conocimiento se almacena en unidades de información que están interconectadas. La música activa éstos y otros tipos de conocimiento, de forma que un determinado tema musical se asocia a una unidad de información, correspondiente a una experiencia personal vivida anteriormente.
Esta relación cognitiva entre la música y las experiencias personales potencian la percepción de aromas y sabores del vino.



Muchos periodistas reconocen buscar la inspiración para escribir de esta manera. Así que, ¿por qué no aprovechamos a tomarnos un tiempo para disfrutar de una buena copa de vino y escuchar una buena pieza musical?

Siempre se está a tiempo para detenernos un tiempo, olvidarnos del vertiginoso ritmo de la ciudad y dedicarnos un tiempo para nosotros.


"Baco" Caravaggio


BACO. El dios del vino de los romanos, al que se representaba como un robusto niño con una corona de vid en la cabeza y una copa de vino en la mano derecha y en cuyo honor se organizaban fiestas en las que corría el vino en abundancia. Es el equivalente del dios griego Dionisos. Hijo del gran Zeus y de la princesa tebana Sémele, es el protagonista de numerosas aventuras en la fascinante historia del vino.

Fuente: www.mivino.info (extracto)

4 comentarios:

Sil dijo...

Siempre se está a tiempo para detenernos un tiempo, olvidarnos del vertiginoso ritmo de la ciudad y dedicarnos un tiempo para nosotros....

--------------------------------
Sabe dulce y suena bien...
--------------------------------

Besos en la arena (sin coraza esta vez)

ZAYADITH HERNÁNDEZ dijo...

me he sentido muy identificada con el texto...antes no me gustaba el vino, comía bebiendo coca-cola pero de un tiempo para acá, he aprendido a saborear el vino... sigo almorzando con refresco, pero de vez en cuando me gusta abrir una botella y disfrutar del sabor, de la textura y del aroma de un buen vino.
Besitos.

Carpe Diem dijo...

Tu si que sabés Sil, saborear una copa de vino leyendo un libro o escuchando una relajada música hace que el tiempo se detenga.

Besos.

Carpe Diem dijo...

Pues sigue haciéndolo Zayi porque cada día lo apreciarás y lo disfrutarás aún más. Yo hace tiempo que soy incapaz de comer con Coca-cola o cualquier otro refresco. No hay nada como saborear un buen vino mientras comes, hace realzar el sabor de cualquier plato, y si además lo haces escuchando buena música, pues todavía mejor.

Besos.