SÉ BIENVENIDO



Carpe Diem! Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco más feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario... No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo... Somos seres humanos, llenos de pasión.

La vida es desierto y también es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia... Pero no dejes nunca de soñar, porque sólo a través de sus sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor error, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes... No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante... Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en ti está el futuro y en enfrentar tu tarea con orgullo, impulso y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte... No permitas que la vida te pase por encima sin que la vivas...

Walt Whitman

Seguidores

lunes, 2 de marzo de 2009

POEMA PARA TODAS LAS MUJERES


POEMA PARA TODAS LAS MUJERES

Sobre tus blancos pechos lloro,
mis lágrimas bajan por tu vientre
y se embriagan del perfume de tu sexo.
¿Mujer, qué máquina eres, que solo me tienes desesperado
confuso, niño para contenerte?
¡Ah, no cierres tus brazos sobre mi tristeza, no!
¡Ah, no abandones tu boca a mi inocencia, no!
Hombre, soy bello, Macho, soy fuerte; poeta soy altísimo
y sólo la pureza me ama y ella es en mí, una ciudad
y tiene allí mil y una puertas.
¡Ay! tus cabellos huelen a la flor del mirto
¡Mejor sería morir o verte muerta
y nunca, nunca más poder tocarte!
Pero, fauno, siento el viento del mar rozarme los brazos
Ángel, siento el calor del viento en las espumas
Pájaro, siento el nido en tu vello
¡Corred, corred, oh lágrimas nostálgicas
ahogadme, sacadme de este tiempo
llevadme hacia el campo de las estrellas
entregadme de prisa a la luna llena
dadme el lento poder del soneto,
dadme la iluminación de las odas
dadme el cantar de los cantares.
Que no puedo más, ¡Ay!¡que esta mujer me devora!
¡que yo quiero huir, quiero a mi mamita,
quiero el regazo de Nuestra Señora!

Vinicius de Moraes

7 comentarios:

Mermaid Lullaby dijo...

Buufffff! Espera que respire hondo...

Carpe Diem dijo...

Ayyy!! Si no fuera por vosotras... las mujeres... pobre desgraciados de nosotros...
Vivan las mujeres!!
En especial la mía!!

Yahaira Valverde dijo...

Qué bonito que se lo dediques a tu esposa también, es muy lindo de tu parte.
Saludos, Carpe Diem.

Carpe Diem dijo...

Leí este poema por casualidad y me pareció precioso.
Cómo no iba a dedicárselo a mi chica?
Saludos.

Elio Milay dijo...

Bien, yo tengo que decir dos verdades como dos templos de grandes. La primera como la iglesia de San Pedro de mi pueblo, y la segunda como la Basílica de San Pedro de Roma.

La primera: Quien se casó contigo, tiene en casa un tesoro.

La segunda: La mujer con la que te casaste tú, no es simplemente un tesoro. Es el gran almacén Sotheby's de Alí Babá, Rockefeller y el Tío Gilito juntos.
Los hay con suerte...

¡Cómo te envidio, Meridio!

P.S.1 ~ El brasileño del poema era el preferido de mis agentes vampiros, así que tengo un pequeño problema con él. Además, en su vida real, un auténtico crápula con las mujeres este señor. Pero poner el poema ha sido un hermoso gesto romántico y me gusta mucho. Eres un sol, Osgood. Siempre tan detallista conmigo.

P.S.2 ~ Espero que os guste mi entrada de hoy.

Carpe Diem dijo...

Gracias por los piropos, amigo Elio.
Un abrazo!!

Susana Roldán dijo...

Me encanta! :) pero ¿sabes de quién es la acuarela? me he enamorado de ella. Gracias