SÉ BIENVENIDO



Carpe Diem! Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco más feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario... No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo... Somos seres humanos, llenos de pasión.

La vida es desierto y también es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia... Pero no dejes nunca de soñar, porque sólo a través de sus sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor error, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes... No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante... Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en ti está el futuro y en enfrentar tu tarea con orgullo, impulso y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte... No permitas que la vida te pase por encima sin que la vivas...

Walt Whitman

Seguidores

domingo, 8 de marzo de 2009

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER


Todos nosotros – hombres y mujeres, soldados y agentes de mantenimiento de la paz, ciudadanos y líderes – tenemos la responsabilidad de contribuir a eliminar la violencia contra la mujer. Los Estados deben cumplir con sus obligaciones de prevenir la violencia, enjuiciar a los perpetradores y proporcionar reparaciones a las víctimas. Y cada uno de nosotros debe hablar claramente en la familia, en el lugar de trabajo y en la comunidad, de modo que cesen los actos de violencia contra la mujer.

Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas


LA REINA

Yo te he nombrado reina.
Hay más altas que tú, más altas.
Hay más puras que tú, más puras.
Hay más bellas que tú, hay más bellas.
Pero tú eres la reina.


Cuando vas por las calles
nadie te reconoce.
Nadie ve tu corona de cristal, nadie mira
la alfombra de oro rojo
que pisas donde pasas,
la alfombra que no existe.

Y cuando asomas
suenan todos los ríos
en mi cuerpo, sacuden
el cielo las campanas,
y un himno llena el mundo.

Sólo tú y Yo,
sólo tú y yo, amor mío,
lo escuchamos.

Pablo Neruda


3 comentarios:

Elio Milay dijo...

No quiero ser aguafiestas, pero me gustaría que este señor le hubiera dedicado algún poema a Malva Marina, su hija. O a la madre de la niña, a la que abandonó...

Yo habría puesto un poema de amor de alguien más coherente en su vida privada. Luego con Matilde Urrutia (a la que iban dedicados los versos del capitán) no pudo tener hijos. Fue el castigo divino...

Me gustan mucho las palabras de Ban Ki Moon. Ojalá se tradujeran en actos prácticos. Porque a este paso, con la abundancia de trogloditas que hay, van a tener que celebrar también el Día del Macho Castigador. También ellos se merecen un regalito, con todo lo sudan los pobrecitos dando palizas.

Fuerza y Feminismo.

Elio Milay dijo...

Preciosa la foto levitando sobre la playa...

Carpe Diem dijo...

Tienes razón Elio, pero no suelo investigar en la biografía de los poetas ni cantantes que me gustan. Seguramente, la gente que es capaz de hacer esas cosas debería estar apartada del mundo en un frasquito de cristal en el museo de los horrores, pero yo prefiero no pensar en ello y disfrutar con lo que escriben y transmiten. Dicen que la mayoría de los artistas están luchando continuamente con un mundo interior atormentado.
Pienso que sería cerrar demasiado el circulo. Si quieres saber la verdad, cuando he leído el texto de Ban Ki Moon he pensado si él estaría libre de pecado, pero he preferido no saber más que lo justo.
Seguro que si se celebrara el día del troglodita muchos se apuntarían y entonces... me vería obligado a presentarme con los ejércitos del Norte y Las legiones Medias y...
entonces...Fuego e Ira!! y a garrotazos con ellos.

Menos mal que no somos todos iguales.

Un abrazo.