SÉ BIENVENIDO



Carpe Diem! Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco más feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario... No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo... Somos seres humanos, llenos de pasión.

La vida es desierto y también es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia... Pero no dejes nunca de soñar, porque sólo a través de sus sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor error, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes... No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante... Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en ti está el futuro y en enfrentar tu tarea con orgullo, impulso y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte... No permitas que la vida te pase por encima sin que la vivas...

Walt Whitman

Seguidores

sábado, 1 de enero de 2011

Jano

 
Busto del Dios Jano, Museo del Vaticano

Ahora que comienza un  nuevo año lleno de propósitos y buenas intenciones, es un buen momento para recordar el porqué de algunas costumbres y tradiciones. 

Durante el Siglo I, el emperador Romano Julio César confeccionó un nuevo calendario, conocido como el calendario Juliano. En dicho calendario se dedicó el primer mes de éste al dios Jano (en latín Janus) que es, en la mitología romana, un dios que tenía dos caras mirando hacia ambos lados de su perfil.
El nombre para el primer mes del año, también vino de Julio César. El le dio al primer mes del  año el nombre de Janus, en honor al dios Janus, considerado por los romanos el “dios de las puertas y los portales”. De ahí viene el nombre January en inglés o Januar en alemán, por ejemplo.
Jano era el dios de las puertas, los comienzos y los finales. Por eso le fue consagrado el primer mes del año (que en español pasó del latín Ianuarius a Janeiro y Janero y de ahí derivó a Enero). Como dios de los comienzos, se lo invocaba públicamente el primer día de enero (Ianuarius), el mes que derivó de su nombre, porque inicia el nuevo año.
Se lo invocaba también al comenzar una guerra, y mientras ésta durara, las puertas de su templo permanecían siempre abiertas; cuando Roma estaba en paz, las puertas se cerraban.
Los romanos creían que Janus era el dios que cuidaba las puertas del cielo y de la tierra, por eso lo pintaban sosteniendo en su mano derecha una gran llave con la que puede cerrar la puerta del viejo año y abrir las puertas del nuevo. También a Janus se lo pintaba sosteniendo un cetro en su mano izquierda, como un símbolo de su poder.

"Se le representa teniendo una llave en una mano, y en la otra una vara, para indicar que es guardián de las puertas y que preside los caminos."
 
Debido a que los portales se abren hacia adentro y hacia afuera, Janus miraba con una cara atrás hacia el año viejo y con la otra hacia el año nuevo. Para el primero de Enero los romanos celebraban a Janus con un gran festival. Frente a las grandes puertas del templo edificado a su nombre, los romanos se divertían, se alegraban y hacían grandes procesiones en su honor. Regalos especiales eran traídos al emperador en esa fecha, con los deseos de buen augurio. También se intercambiaban regalos entre los amigos. De aquellos tiempos nos llega a nosotros la costumbre de dar regalos y desear buena suerte para el “Año nuevo”.

Aprovecho la ocasión para recomendar la última película que he visto, “The Tourist” donde Elise (Angelina Jolie) lleva un brazalete con el símbolo del dios romano de las dos caras, Jano, un regalo de su madre, y un recordatorio de que: “…Todo el mundo tiene dos caras y en algún momento debemos abrazar a ambas en alguien a quien amamos".

5 comentarios:

ana dijo...

NO TE ACOSTARÁS SIN APRENDER ALGO NUEVO, MUY BONITA ENTRADA.

FELIZ AÑO

SIL dijo...

Serán también nuestros ¨LÍmites¨, Manuel¿?



De estas calles que ahondan el poniente,
una habrá (no sé cuál) que he recorrido
ya por última vez, indiferente
y sin adivinarlo, sometido

a quien prefija omnipotentes normas
y una secreta y rígida medida
a las sombras, los sueños y las formas
que destejen y tejen esta vida.

Si para todo hay término y hay tasa
y última vez y nunca más y olvido
¿Quién nos dirá de quién, en esta casa,
sin saberlo, nos hemos despedido?

Tras el cristal ya gris la noche cesa
y del alto de libros que una trunca
sombra dilata por la vaga mesa,
alguno habrá que no leeremos nunca.

Hay en el Sur más de un portón gastado
con sus jarrones de mampostería
y tunas, que a mi paso está vedado
como si fuera una litografía.

Para siempre cerraste alguna puerta
y hay un espejo que te aguarda en vano;
la encrucijada te parece abierta
Y LA VIGILA, CUADRIFONTE, JANO.

Hay, entre todas tus memorias,
una que se ha perdido irreparablemente;
no te verán bajar a aquella fuente
ni el blanco sol ni la amarilla luna.

No volverá tu voz a lo que el persa
dijo en su lengua de aves y de rosas,
cuando al ocaso, ante la luz dispersa,
quieras decir inolvidables cosas.

¿Y el incesante Ródano y el lago,
todo ese ayer sobre el cual hoy me inclino?
Tan perdido estará como Cartago
que con fuego y con sal borró el latino.

Creo en el alba oír un atareado
rumor de multitudes que se alejan;
son los que me ha querido y olvidado;
espacio, tiempo y Borges ya me dejan.

Gracias, amo a Borges.
Gracias por dejarme dibujar en esta arena sus versos.

BESO INMENSO

SIL

Hotel Existencia dijo...

Feliz 2011.
Espero que la cara que mira hacia el nuevo año esté sonriendo y que esa sonrisa permanezca a través del tiempo.
Un abrazo

zayi dijo...

Sabes que amo este tipo de cosas y que amo la fluidez de las cosas bien contadas.
Excelente, de verdad, excelentísimo, Manolo!
Un besito.

Rembrandt dijo...

Cada vez que comienza un nuevo año tengo la esperanza de que Jano nos mire con una amplia sonrisa, por lo que es mi deseo que eso se cumpla y dure todo el año. Utopía? Puede ser, pero si perdemos las esperanzas que tenemos?

Besos desde el Sur y un placer visitarte, siempre.
REM