SÉ BIENVENIDO



Carpe Diem! Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco más feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario... No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo... Somos seres humanos, llenos de pasión.

La vida es desierto y también es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia... Pero no dejes nunca de soñar, porque sólo a través de sus sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor error, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes... No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante... Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en ti está el futuro y en enfrentar tu tarea con orgullo, impulso y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte... No permitas que la vida te pase por encima sin que la vivas...

Walt Whitman

Seguidores

lunes, 24 de mayo de 2010

¿Qué sientes, dime qué sientes?


El toro llamado “Obíparo” se encuentra “muy grave” tras sufrir el pasado viernes en la plaza de las Ventas varias heridas inciso-contusas en los lumbares, provocadas por diversas banderillas puntiagudas, por lo que, tras ser operado en la enfermería del coso madrileño, fue evacuado a una clínica veterinaria de la capital.

El toro sufrió “varias heridas en región lumbar con una trayectoria descendente que penetran varios centímetros provocándole graves y mortales desgarros además de una gran perdida de sangre”, según el parte médico veterinario difundido tras la intervención.

Obíparo estaba siendo toreado por el primer matador de la tarde Julio Aparicio en una de las corridas de la “Feria de San Isidro”, cuando el dolor causado por las banderillas le hicieron perder pie , mientras el diestro se vanagloriaba con la afición.

Tras ser intervenido en la enfermería veterinaria de Las Ventas, el toro fue evacuado con pronóstico “muy grave” y se teme seriamente por su vida.

Nota: El matador se recupera satisfactoriamente y con deseos de volver a torear cuanto antes.

Crónica: M.D. Meridio

Acércate torito
que ya es la hora
no me mires a los ojos
que no me das pena,
que me importa tu sangre
si la gente arde por verte rendio,
olvídate del arte
yo vengo a matarte
con garbo y tronío,
que está la plaza llena, llena,
no lo pienses torito
que dentro de poco
de ti sólo habrá un charco
rojo en la arena,
acércate valiente,
que viene ya el castigo de las banderillas,
detrás te está esperando ese puyazo
pa que te enteres
que yo no soy tu amigo,
soy tu asesino,
y así es la vía;
y frente a frente
envísteme si puedes,
demuestra tu valor.
¡Ay! ¡Maldita sea la gente
que quiere tu muerte
torito negro!,
cuantos monosabios
viven en mi pueblo,
¡maldito seáis cien veces!
a to el que quiera la muerte
de un toro lo llevaría
al centro del ruedo
a hacerle perrería
y allí con un descabello
le diría ¿que sientes,
dime que sientes?


Leer Verdad palmaria. Artículo de J.José Millás


4 comentarios:

marga dijo...

Rabia, verguenza y asco es lo que siento yo cuando veo como siguen permitiendo que se maltrate de esta forma a los animales.

Unos malditos desgraciados son todos los que permiten estas salvajadas.

Un beso, Manuel.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

!Carpe Diem torero!, ¿dime qué sientes animal de dos patas?
Comparable dolor, comparable pérdida, vida humana vida de torito de luna llena.
No más palabras, todo vale.

Capricornio dijo...

Es que acaso se le llevará a juicio, por atacar en defensa propia? Más allá de un espectáculo, el maltrato y muerte de los animales debe prohibirse a toda costa.
Deben llegar momentos como este para hacernos pensar que se está por parejo en el ruedo...pero aun así, la ignoracia humana se mantiene.

SIL dijo...

Qué siento...?

Yo le haría lo mismo que al toro al torero,
no respetando blasones ni agujeros...


Un beso, Manuel.

SIL