SÉ BIENVENIDO



Carpe Diem! Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco más feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario... No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo... Somos seres humanos, llenos de pasión.

La vida es desierto y también es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia... Pero no dejes nunca de soñar, porque sólo a través de sus sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor error, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes... No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante... Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en ti está el futuro y en enfrentar tu tarea con orgullo, impulso y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte... No permitas que la vida te pase por encima sin que la vivas...

Walt Whitman

Seguidores

jueves, 17 de diciembre de 2009

Poema de un recuerdo

Athenais, John William Godward


Dime por favor dónde no estás
en qué lugar puedo no ser tu ausencia
dónde puedo vivir sin recordarte
y dónde recordar sin que me duela.

Dime por favor en qué vacío,
no está tu sombra llenando los centros;
dónde mi soledad es ella misma,
y no el sentir que tú te encuentras lejos.

Dime por favor por qué camino
podré yo caminar sin ser tu huella;
dónde podré correr no por buscarte
y dónde descansar de mi tristeza.

Dime por favor cuál es la noche,
que no tiene el color de tu mirada;
cuál es el sol, que tiene luz tan solo,
y no la sensación de que me llamas.

Dime por favor dónde hay un mar,
que no susurre a mis oídos tus palabras.

Dime por favor en qué rincón,
nadie podrá ver mi tristeza;
dime cuál es el hueco de mi almohada,
que no tiene apoyada tu cabeza.

Dime por favor cuál es la noche,
en que vendrás, para velar tu sueño;
que no puedo vivir, porque te extraño;
y que no puedo morir, porque te quiero.

Gustavo Alejandro Castiñeiras

5 comentarios:

SIL dijo...

Por favor Manuel !!
Cómo hacés para rescatar estas maravillas...
Tus elecciones son perfectas.
Este poema es SOBERBIO.

Me lo llevo en el alma , GLADIADOR.

Un abrazo gigante.

Graciela dijo...

Generalmente el romanticismo es bello, pero triste.
Tú estás impregnando este blog de alegría y romanticismo al mismo tiempo, lo que es meritorio y poco frecuente.
Lo habías pensado?
Cariños.

Rembrandt dijo...


Que bella esta poesía ,triste pero hermosa.
Sabías que durante mucho tiempo se la atribuyeron a Borges y el nombre era Dime, hasta que el propio Castiñeiras se ocupó de aclarar el asunto.
En fín cosas que suelen ocurrir ...

REM

Rosemarie dijo...

Un poema que puede fotografiar el alma de una nostalgìa.¿Porquè los amores que se tatuaron en el alma tienen la virtud hìbrida de dolor y gozo? Letras vivas que caen al sino de mi vida sin culminar su frofesìa.Gracias por tu blogg, Meridio.(ANÒNIMA)

marga dijo...

Me encanta, no lo conocía, pero desde hoy es ya uno de mis favoritos.
Me lo llevo para guardarlo y releerlo.

Un beso! =)