SÉ BIENVENIDO



Carpe Diem! Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco más feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario... No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo... Somos seres humanos, llenos de pasión.

La vida es desierto y también es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia... Pero no dejes nunca de soñar, porque sólo a través de sus sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor error, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes... No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante... Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en ti está el futuro y en enfrentar tu tarea con orgullo, impulso y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte... No permitas que la vida te pase por encima sin que la vivas...

Walt Whitman

Seguidores

jueves, 3 de septiembre de 2009

El Dorado


Durante las pasadas vacaciones he vuelto a tener la suerte de poder adentrarme en los inmensos campos de trigo de mi tierra adoptiva y así transformarme una vez más en Máximo Décimo Meridio y representar la famosa escena de la película rozando las hebras amarillas y secas con la yema de mis dedos (esta vez con foto incluida). Todo un privilegio, aunque como se puede apreciar, este año ha llovido a destiempo y la cosecha no ha sido demasiado buena y el trigo casi no ha alcanzado los 50 cm. De todas formas, cierro los ojos y me quedo con la relajante sensación de oler y tocar el dorado cereal.

8 comentarios:

SIL dijo...

Gladiador, has descripto maravillosamente esa sensación, para deleitar al MÁXIMO todos los sentidos de tus lectores.

Un beso desde muy lejos...

calpurnia dijo...

muy bonita la foto, y la sensación parece de lo más placentera.

¿sabes? hace unos cuantos dias, cerca de donde vivo, celebraron O Esquecemento (el olvido) que conmemora el día que Décimo Junio Bruto, cruzó el rio Lethes, para hacerse con la conquista del territorio de los galaicos.

El rio lethes (rio Limia) se consideraba el rio del olvido, quien lo atravesaba, se desmemoriaba y perdía la identidad.
Pese a los temores de perder la memoria, él y todas sus huestes cruzaron, desde la otra orilla, Bruto llamó por su nombre a cada uno de sus generales.....
Bruto avanzó por el territorio del noroeste tras este episodio..donde si se asustó, hasta el punto de abandonar la Gallaecia, fue en Finisterre, tras una puesta de sol....vio al sol morirse en el mar y eso si que le pareció un mal augurio.....

(espero que te haya gustado la historia)

saludos

marga dijo...

Me gusta la imagen, es más real cuando el campo de trigo es el que uno mismo toca con sus manos :)
Así parece que todos hemos tocado un poco ese trigo, es lo mágico que tiene la foto.

Graciela dijo...

Fue la imagen más bella de toda la película. Creo que cuando el gladiador, al final, vuelve a caminar entre los prados de trigo, es cuando encuentra su camino, el que le devolverá a su amada familia
y la paz...y esa imagen de la mano rozado las espigas de trigo, el sonido que se percibe en el viento, contiene la libertad que estuvo busacando.
Un beso.

Capricornio dijo...

Un muy buen trabajo, tanto de texto y fotográfico en todo tu blog. Me percato que estas siguendo mi espacio y te anoto, pues el tuyo debo recorrerlo con calma.
Gracias por tu visita. Saludos.

Carpe Diem dijo...

SIL Me alegro de poder transmitirte de esta manera tan sencilla lo que veo, toco y siento. Es una experiencia casi “religiosa” lo que las yemas de los dedos transmiten al resto del cuerpo al rozar el trigo.

CALPURNIA Muy interesante la historia que me cuentas. Podías escribir un post con ella.

MARGA Cuando hicimos la foto no éramos conscientes de lo que de verdad podía transmitir.

GRACIELA Indiscutible, una de las escenas más bellas… de la historia del cine… para mí, claro.

CAPRICORNIO Gracias por tus amables palabras y bienvenido.

salvadorpliego dijo...

Genial la foto y el momento en que la tomaste...

Un gusto estar en tu blog.

Aimara dijo...

¿Y el olor? a mi hasta me llegó...

besitos astrales y mucha Luz!!