SÉ BIENVENIDO



Carpe Diem! Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco más feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario... No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo... Somos seres humanos, llenos de pasión.

La vida es desierto y también es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia... Pero no dejes nunca de soñar, porque sólo a través de sus sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor error, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes... No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante... Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en ti está el futuro y en enfrentar tu tarea con orgullo, impulso y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte... No permitas que la vida te pase por encima sin que la vivas...

Walt Whitman

Seguidores

miércoles, 15 de abril de 2009

Déjame sueltas las manos



DÉJAME sueltas las manos

y el corazón, déjame libre!
Deja que mis dedos corran
por los caminos de tu cuerpo.
La pasión —sangre, fuego, besos—
me incendia a llamaradas trémulas.
Ay, tú no sabes lo que es esto!

Es la tempestad de mis sentidos
doblegando la selva sensible de mis nervios.
Es la carne que grita con sus ardientes lenguas!
Es el incendio!
Y estás aquí, mujer, como un madero intacto
ahora que vuela toda mi vida hecha cenizas
hacia tu cuerpo lleno, como la noche, de astros!

Déjame libre las manos
y el corazón, déjame libre!
Yo sólo te deseo, yo sólo te deseo!
No es amor, es deseo que se agosta y se extingue,
es precipitación de furias,
acercamiento de lo imposible,
pero estás tú,
estás para dármelo todo,
y a darme lo que tienes a la tierra viniste—
como yo para contenerte,
y desearte,
y recibirte!


Pablo Neruda

2 comentarios:

Lili.- dijo...

Guau! Qué modo de iniciar el miércoles... Neruda, siempre Neruda, y esos gritos desesperados reclamantes, suplicantes, demandantes de Amor... Aunque esté diciendo que no lo es, que es deseo... De seguro se lo dice a ella por ese motivo tan especial del misterio... Pero se le siente Amor... Acaso espere que deduzcamos que ese deseo deviene del Amor...
Máximo Décimo Meridio Manuel Carpe Diem... Vaya modo de arrancar mi dia de trabajo!.
Un beso grande.-

Carpe Diem dijo...

No sé que decir, ya sabes que lo hombres funcionamos de manera distinta a las mujeres, hasta para interpretar poesía. La publicación de este poema ha sido premeditada por mi parte. Yo si veo pasión y más pasión por todas partes…

Es la tempestad de mis sentidos
doblegando la selva sensible de mis nervios…

Un beso.