SÉ BIENVENIDO



Carpe Diem! Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco más feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario... No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo... Somos seres humanos, llenos de pasión.

La vida es desierto y también es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia... Pero no dejes nunca de soñar, porque sólo a través de sus sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor error, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes... No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante... Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en ti está el futuro y en enfrentar tu tarea con orgullo, impulso y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte... No permitas que la vida te pase por encima sin que la vivas...

Walt Whitman

Seguidores

domingo, 1 de febrero de 2009

De Valkiria a Los girasoles ciegos



Después de ver Valkiria aún me quedaron ganas de ver Los girasoles ciegos. En Valkiria hay un momento de la película en que piensas… ¿y si fue un mal sueño, y si el atentado acabó con Hitler? Cierras los ojos e intentas imaginar como hubiera cambiado la historia.
Al llegar a casa me puse a ver Los girasoles ciegos y pensé… ¿y si Franco hubiera muerto con el fin de la guerra? ¿Nuestros padres y abuelos hubieran vivido mejor? ¿Por qué tantas muertes y tanto sufrimiento?
Esta noche es la entrega de los premios Goya y espero que la película se lleve muchas estatuillas.

Orense, 1940. Cada vez que Elena cierra la puerta de casa, echa la llave a sus secretos. Su marido, Ricardo, amenazado por una despiadada persecución ideológica, lleva años escondido en el piso donde conviven con sus hijos, Elenita y Lorenzo.

Salvador, un diácono desorientado tras su lucha en el frente, vuelve al seminario de Orense. Las dudas en la vocación del joven llevan al Rector a retrasar su acceso al sacerdocio durante un año. Mientras, Salvador dará clases en el colegio donde estudia Lorenzo, el hijo de Elena, a quien Salvador cree viuda. El diácono se obsesiona con ella y la acosa. La frágil realidad de la familia se tambalea.
Heridos y zarandeados por las circunstancias, los protagonistas de LOS GIRASOLES CIEGOS se golpean contra un muro de represión, amores imposibles y derrotas emocionales, mientras buscan un resquicio para volver a la vida.

2 comentarios:

Mermaid Lullaby dijo...

Caramba, gladiador! Se nota que tienes corazón de guerrero. Mira que verte esas dos pelis el mismo día... Creo que en los dos casos, el espectador acaba con una sensación de impotencia e injusticia terrible. Von Stauffenberg prefiere enfrentarse al peligro que le puede llevar a perder perder su propia vida y la de su familia antes que asumir la vergüenza de legar a sus hijos la Alemania de Hitler. Y Ricardo prefiere defenestrarse antes que caer en manos de la inmundicia fascista. Gente de honor, como Máximo. Pero duele ver tantas vidas de personas amantes de la libertad y la verdad como tú o como yo rodeadas de odio, de miedo y de frustración. De Los Girasoles recuerdo con una especial "dentera" el personaje de Salvador. Me dio verdadero asco.
En fin, muy valiente por tu parte enfrentarte a estas dos pelis una detrás de otra.

Carpe Diem dijo...

Para mí este tipo de películas es imprescindible. Me gusta consumirlas y me ayudan a reafirmarme en mis ideales. Creo que en ellas se aprende y dan fuerza para que esta gente nunca tengan el poder.

¡Con Máximo esto no pasaba!

Fuerza y Honor!!